CDNU impulsa grupo de trabajo participativo del Consejo Nacional Consultivo Honorario de derechos de niñez y adolescencia

El Consejo (CNCH), fue creado por la Ley Nº 17.823 del año 2004 y le compete promover la coordinación e integración de las políticas sectoriales de atención a la niñez y adolescencia diseñadas por los organismos públicos vinculadas al tema.

En ese sentido, en acordancia al derecho de participación activa de niños, niñas y adolescentes en los asuntos que les afecta (art. 12 de la Convención de los Derechos del Niño), el CNCH propuso la formación de un grupo interinstitucional de participación adolescente que reúna jóvenes de distintos proyectos del Estado y la sociedad civil, otorgando al CDNU el liderzgo de este espacio.

Adolescentes y referentes adultos del Programa de Participación Infantil y Adolescente (PROPIA), Espacio de Convivencia Participación y Derechos Humanos (COPADDHH) del gremio estudiantil de secundaria, programa IMPULSA del Instituto Nacional de la Juventud (INJU), ANONG y el espacio Más Participación del CDNU, se reunieron por primera vez el pasado 28 de julio.

Los objetivos de este primer encuentro fueron:

  •  Presentar el Consejo Consultivo Honorario y del grupo de trabajo de participación
  •  Intercambiar experiencias entre los participantes
  • Indagar cuales son las sugerencias de los adolescentes al respecto de su participación en el Consejo. (Objetivos, organización, representatividad, etc)
  • Preparar la instancia del curso “Enfoque de derechos de niños, niñas y adolescentes en la labor parlamentaria”, (23 de agosto), con posible participación de las y los adolescentes.

En en esta primer jornada de encuentro participaron 26 adolescentes de entre 12 a 19 años; (12 varones y 14 mujeres), provenientes de Florida, Colonia, Carmelo, Young, Río Negro, Canelones y Montevideo. Estudiantes del liceo Iava y liceo 65 también hicieron parte del encuentro.  Acompañaron esta actividad unos 13 adultos.

Se intercambiaron experiencias y opinones sobre:

¿Qué es participar?. Algunas de las respuestas giraron en torno a disponer de un espacio, temas y personas para intercambiar opiniones y llegar a acuerdos.  Compartir ideas para intentar llegar a acuerdos. Planificar entre los estudiantes para cambiar el liceo. La educación como un lugar de aprendizaje pero también de propuestas e ideas; intercambiar e interactuar con otras y otros para un bien común.  Las y los adolescentes además manifestaron que para participar se requiere demostrar interés y compromiso por una causa, no basta solo con estar.

Otro de los temas tratados fueron las experiencias que en cada espacio han llevado adelante, y también sobre los objetivos del CNCH y la forma en que debe involucrar participativamente a niños, niñas y adolescentes.

La evaluación de la actividad fue positiva. Se destacó el buen clima de trabajo de todos los y las adolescentes, y de sus ganas de participar. Generando rápidamente un interés de unos y otros por los relatos de las diferentes actividades y experiencias, así se fue demostrando la capacidad de producir un código común en el grupo.